Habitaciones infantiles con zona de estudio

¿Conoces las claves para que la zona de estudio en la habitación de tus hijos sea la adecuada y facilite su concentración?, toma nota a los siguientes tips y harás todo más fácil para ellos.

Conserva las distancias

Recrear un espacio de estudio en el que tus hijos se sientan cómodos y se concentren mientras realizan sus tareas del colegio es tu objetivo. Asegúrate que el espacio sea lo suficientemente amplio o al menos procura separar al máximo la distancia entre la cama y el escritorio, así evitarás que se sientan más tentados por el colchón que por el cuaderno.La iluminación

En blogs anteriores hemos enfatizado sobre la importancia de una buena iluminación en los espacios del hogar o del trabajo, la habitación de tus hijos no será la excepción. La luz más adecuada para estudiar o trabajar es la natural, dicho así, lo ideal sería que ubiques el escritorio junto a la ventana ya que la luz natural cuidará sus ojos y mejorará su rendimiento. No obstante, cuando los rayos solares son directos al escritorio lo ideal sería que protejas su lugar de estudio con velos translúcidos en cortinas tipo Sheer, Enrollables o Romanas y así amenizar este tipo de espacios con las últimas tendencias. Si es en la noche, compra lámparas que sean de luz blanca para relajar más los ojos de tus hijos.

La silla y el escritorio

Ten presente que tus hijos crecen más rápido de lo que crees y además de los útiles escolares, marcadores, cuadernos y libros, también necesitará un computador. ¿Medidas aconsejadas del escritorio? Unos 150 cm de ancho por 60 cm de profundidad aproximadamente, no superior a 75 cm de altura. Tip adicional: no elijas escritorios con superficies brillosas o de cristal, pues ocasionan molestias en los ojos y hacen perder la concentración. Con respecto a la silla debes tener presente que esta sea gradual y que esté ajustada a la altura de sus pies, ya que estos deben estar bien reposados en el suelo y con las piernas en un ángulo de 90°.

Las paredes

El blanco es el color que trasmite serenidad, paz y armonía en el entorno, no obstante existen otra serie de colores que se ajustan a la habitación de tus hijos y facilitan su concentración como el rosa, la gama de lilas o violetas, donde estos últimos reducen la impaciencia evitando que se cansen al poco tiempo de haber empezado a estudiar.

Por su parte el verde es un color que les ayudará a sentirse más seguros, frescos y relajados; el amarillo transmite felicidad, energía y activa su creatividad. Tenlos presentes al momento de pintar o renovar la habitación o lugar de estudio de tus hijos.

Finalmente, es regla de oro que en su lugar de estudio no hayan dispositivos móviles cerca, consolas de videojuego ni ningún elemento distractor que robe su atención. ¡Ponlos en práctica y hazlo fácil con Panorama!

Imagen tomada de Pinterest.